El hombre siempre trató de proteger sus cultivos de los ataques de plagas y enfermedades que afectan los rendimientos y la calidad de los productos vegetales. Para lograr este objetivo utilizó sustancias químicas naturales o artificiales, a las que hoy se denomina agroquímicos pero que, según la región, el ámbito y los tiempos, se las llamó de diferentes maneras: fitosanitarios, fitoterapéuticos, agrotóxicos, fitofármacos, plaguicidas y pesticidas.

Estas sustancias químicas pueden ser un riesgo para la salud del aplicador, su familia, el consumidor y el ambiente. El riesgo puede ser definido como la probabilidad de que algo no deseado ocurra o la característica propia de una sustancia que potencialmente puede producir un daño o un efecto adverso o negativo para la salud. Esta posibilidad está en relación directa con la toxicidad de la sustancia y el nivel (magnitud y tiempo) de exposición a la misma.

Los agroquímicos no son una realidad reciente, y es sabido por todos los involucrados en el sector productivo que aún el menos tóxico de estos productos entraña un peligro, por lo que productores y técnicos son responsables del correcto uso y manipulación de los mismos.

Lograr que los alimentos sean saludables e inocuos (es decir, que no causen daños) es responsabilidad directa de quienes los producen, elaboran, distribuyen, comercializan y emplean; como así también de los organismos de control que deben ejercer las acciones necesarias para reducir o minimizar los riesgos reales y potenciales para la salud.

Los agroquímicos constituyen un tema de múltiples facetas; su impacto trasciende a los sectores jurídicos, ambientales y a los relacionados con la seguridad e higiene del trabajador agrícola que hacen a su protección. El ideal al que se debe aspirar es a un respeto de las normativas vigentes, fuertes políticas de  capacitación  y buen uso de las herramientas tecnológicas. La tendencia actual es procurar reducir los riesgos adoptando enfoques preventivos mediante una fuerte asistencia técnica a los sectores de la producción, y una constante política de control para lo que se requieren recursos técnicos y económicos adecuados.

OBJETIVOS

  • Garantizar la calidad de los agroquímicos adquiridos por los productores para ser utilizados en el proceso productivo, así como también la inocuidad toxicológica de los productos de origen vegetal para consumo en fresco.
  • En el marco de la Ley Provincial Nº 5665 , promover la correcta y racional utilización de los agroquímicos mediante la fiscalización y transferencia educativa en los sectores involucrados.

CÓMO LO HACEMOS
Mediante una serie de controles que abarcan todo el proceso productivo, incluyendo transporte, acopio, comercialización y aplicación de agroquímicos. Verificando que el producto responda a los estándares de calidad establecidos.

A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO
Laboratorios y comercios de productos agroquímicos. Productores agrícolas y consumidores en general.

 

DETERMINACIÓN DE RESIDUOS EN FRUTAS Y VERDURAS

En relación a los agroquímicos, Mendoza dispone de un marco legal regulatorio desde el año 1991 que es la Ley provincial de agroquímicos  Nº 5665 y su decreto reglamentario 1469/93. Estas normas tienen entre otros objetivos los de proteger la salud de la población, prevenir y disminuir los riesgos de intoxicaciones y evitar la contaminación de alimentos y del ambiente. Por otro lado, esta acción apunta indirectamente a medir el comportamiento de aplicadores y conocer la calidad de los alimentos que consume la población.

En virtud de este marco legal, el ISCAMEN, a través del Programa Agroquímicos, toma muestras vegetales en hipermercados, supermercados, centros de distribución y empaques, para determinar la presencia de residuos de agroquímicos. Las muestras vegetales son analizadas en laboratorios habilitados para tal fin.

MUESTREO DE VEGETALES

LÍMITES MÁXIMOS DE CULTIVOS PARA DISTINTOS CULTIVOS Y PAÍSES

El contexto económico ha determinado un fuerte crecimiento de la exportación de frutas de la provincia. Sin embargo, el tipo de cambio que favorece al sector agrícola en este sentido genera, a su vez, una serie de medidas parancelarias orientadas al aseguramiento de la sanidad y la calidad de los productos, lo que pone de relieve la importancia de la "Sanidad Vegetal"  como un valor al cual está ligada la apertura o el cierre de mercados.  Cuanto más exigentes son estos mercados, mayor importancia adquiere la garantía de "Sanidad Vegetal" que pueda ofrecer el vendedor. Una de las limitaciones que existen actualmente al comercio mundial de frutas y hortalizas está dada por los Límites máximos permitidos por productos y por países.

Luego de realizada una aplicación de agroquímicos, el producto se va degradando naturalmente  hasta quedar en pequeñas cantidades cuya concentración se mide  en partes por millón; dicho de otra forma, sería la milésima parte de un gramo de agroquímico presente en un kilo de producto vegetal. En nuestro país es el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) el organismo que analiza los agroquímicos, aprueba su uso para determinados vegetales y establece mediante estudios toxicológicos los Límites Máximos de Residuos.

Esas pequeñas cantidades permitidas y establecidas oficialmente están determinadas en normativas oficiales internacionales, nacionales y provinciales. Los límites máximos de residuos permitidos en la Argentina están establecidos en la Resolución 934/10 de la SAGPYA, publicada en de diciembre de 2010.

DATOS ADICIONAL
"Para completar esta información, usted puede consultar los siguientes listados actualizados:


_ Productos Prohibidos en Argentina LINK
_ Límites Máximos de Residuos para los Productos Permitidos en Argentina LINK
_ Límites Máximos de Residuos de Agroquímicos para Unión Europea LINK
_ Límites Máximos de Residuos de Agroquímicos para Otros Países, solicitándolo vía mail a coord_agroq@iscamen.com.ar ó telefónicamente al 0 800 666 4722

 

 

GESTIÓN PARA LA RECOLECCIÓN, COMPACTADO Y DISPOSICIÓN FINAL DE ENVASES VACÍOS DE AGROQUÍMICOS

Resolver el problema de los envases vacíos de agroquímicos constituye un desafío de difícil solución. Si bien el volumen anual de envases despachados al mercado local de productos fitosanitarios es importante (alrededor de 160 toneladas), los problemas mayores son los derivados de la contaminación que estos envases provocan y la dispersión geográfica de los mismos.

Debe considerarse el potencial impacto sobre la salud de las personas y el ambiente que podría derivar de un inadecuado manejo de recipientes que han alojado productos tóxicos. La preocupación por el destino final que debe darse a estos envases llevó en su momento a que organismos sanitarios de la Nación,  las provincias, y fabricantes y vendedores de agroquímicos, articularan su accionar.

En el ámbito  local, las acciones son coordinadas por el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza que ha formalizado convenios con organizaciones civiles, empresarias y municipales para llevar adelante el programa de recolección de envases vacíos de agroquímicos, sometidos a triple lavado, y resolver luego sobre su disposición final - Agrolimpio.

TRANSFORMAR UN RESIDUO EN UN BIEN COMERCIAL PARA UN BIEN SOCIAL

Dado las arístas mencionadas, el ISCAMEN junto al sector privado, en el caso la Cámara Empresaria de Agroquímicos y Afines de Mendoza (Ceamen), Baresi SRL la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes "Casafe", firmaron un convenio por el cual a través del programa Agrolimpio garantizar que el producto de la recuperación y transformación de un residuo agrícola como son los envases vacíos de agroquímicos descontaminados, sea aplicado a un fin social; parte de las ganancias de la reutlización del material se destina a entidades de bien público, como Fundación Conin y la Fundación del Hospital Pediátrico Dr. Humberto Notti

Las partes acordaron destinar el material plástico recuperado a la fabricación de elementos que no contengan alimentos para uso humano y/o animal. La firma mendocina Baresi aportará a las fundaciones Conín y del Hospital Humberto Notti el equivalente en pesos del material plástico entregado por el ISCAMEN luego de la recolección de los envases vacíos sometidos a triple lavado. El monto en cuestión representará entre el 18% y el 20% del valor de mercado del polietileno virgen según los últimos datos sobre el precio del Polietileno de Alta Densidad (PEAD) tipo soplado.

 

NORMATIVA

En consenso con la autoridad ambiental, el ISCAMEN dictó la ley mediante la cual se establecen prohibiciones para reutilizar los envases, enterrarlos, quemarlos o comercializarlos; además de obligaciones por parte de los productores en el sentido de someter los envases vacíos a la técnica del triple lavado, inutilizarlos y llevarlos a los centros de acopio.

Esta normativa es inédita en el país, porque contempla la re-categorización de los envases como no peligrosos, siempre y cuando sean sometidos al triple lavado y esa condición sea supervisada por ISCAMEN. Aquellos envases con restos de agroquímicos tienen un trato diferencial y son considerados residuos peligrosos.

PROCEDIMIENTO

El productor debe aplicar la técnica del triple lavado e inutilizar cada envase perforándolo y aplastándolo. Luego debe colocarlos en los bolsones retirados previamente de las casas de venta de agroquímicos, que participan del programa merced a un acuerdo celebrado entre el ISCAMEN y la Cámara Empresaria de Agroquímicos de Mendoza.

La norma establece, por otra parte, que los productores pueden ofrecer acreditar mediante certificado oficial el tratamiento que hicieron a sus envases y, de ese modo, cumplir con lo exigido por los diferentes sistemas de calidad alimentaria. Todos los productores con actividad en la provincia de Mendoza pueden y deben participar del programa; sólo tienen que comunicarse con el ISCAMEN para formalizar su adhesión.

Estos envases debidamente limpios e inutilizados, pueden ser procesados y convertidos en pellets, con lo que es posible realizar postes y tablas. Este material moldeado a altas temperaturas puede trabajarse tal como si fuese madera; un ejemplo de ello es el cartel ubicado al ingreso de la Planta de Producción de Insectos Estériles del departamento de Santa Rosa.

TRIPLE LAVADO DE LOS ENVASES

Cuando se termina el contenido de agroquímicos en cualquier tipo de envase (plásticos, metálicos y/o vidrio) quedan restos del mismo que deben ser eliminados para evitar riesgos al hombre, los animales y el medio ambiente.

Entre otras ventajas, la técnica del TRIPLE LAVADO permite aprovechar hasta la última gota del producto y por lo tanto el productor ahorra dinero.

Los envases vacíos deben ser totalmente escurridos en el momento de agotar su contenido; para ello se debe mantener en posición de descarga durante no menos de 30 segundos, esto se evidencia por un goteo espaciado.

Luego se debe llenar una cuarta parte del envase vacío con agua, se ajusta el tapón y se agita enérgicamente. El agua proveniente de esta limpieza se   agregará al tanque de la pulverizadora para ser utilizado en la tarea fitosanitaria prevista.
Esta operación debe repetirse por lo menos dos veces más.

Se debe utilizar siempre agua proveniente de cañerías o canillas, nunca se sumergirán los envases en acequias, cursos de agua o lagunas para su lavado ya que estas fuentes quedarían contaminadas.

Una vez finalizada la tarea de aplicación, se debe inutilizar el envase perforándolo en el fondo con un elemento punzante y colocarlo en la bolsa que le fue provista en la casa de venta de agroquímicos.

Esta bolsa se colocará en un depósito transitorio el cual deberá estar ubicado en un sector aislado del campo, muy bien delimitado e identificado, cubierto, bien ventilado y al resguardo de factores climáticos.

"Cuando se llena una bolsa, ésta debe ser trasladada a cualquier casa de venta de agroquímicos donde se los acopia. Posteriormente, el ISCAMEN procede a la compactación de los envases en la Planta del Departamento de San Martín."

 

 

Los agroquímicos son un tema de alta sensibilidad social y económica en el Mercado de Agroquímicos, por lo que hoy en día se reclama un fuerte énfasis en el cumplimiento de las acciones que impliquen mayor seguridad. En este sentido, desde ISCAMEN se realizan acciones de control directo, además de haber completado la capacitación de su personal para obtener la licencia de conducir para transporte de cargas peligrosas, y haber realizado los trámites pertinentes ante la autoridad vial para registrar y equipar un vehículo especial  para realizar las tareas inherentes a la fiscalización.

REGISTRO PROVINCIAL DE EMPRESAS DE AGROQUÍMICOS

Las 114 empresas vendedoras de agroquímicos que constituyen el Registro Provincial de Empresas de Agroquímicos son sujeto de fiscalización y están presentes en el ámbito provincial y son quienes comercializan las 5.800 toneladas de agroquímicos utilizados en Mendoza; de éstas, el 60% responde a productos inorgánicos y el 40% a productos de síntesis.

SISTEMA DE REGISTRO PRODUCTOS DE BANDA ROJA

Las casas expendedoras de agroquímicos deben cumplir con lo establecido en la  Ley Provincial Nº 5665 , referida al registro obligatorio de productos que responden a la categoría toxicológica 1A y 1B -productos Banda Roja-. Esto deben cumplimentarlo a través de esta misma página ingresando  aquí  con la clave otorgada oportunamente.

FRACCIONAMIENTO

Uno de los puntos en que se trabaja fuertemente es en la eliminación paulatina del fraccionamiento. Para ello se ha convocado a los laboratorios y a las cámaras que agrupan este sector con la intención de promover el cumplimiento de lo establecido en el Código Internacional de Conducta (FAO) que dice: "...poner a disposición una gama de tamaños y equipos de envases que se ajusten a las necesidades de los pequeños agricultores..." con el fin de reducir los riesgos para la salud y evitar la presencia de productos adulterados.