El Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (ISCAMEN), tiene a cargo la producción de tipo no convencional de insectos estériles, más precisamente 200 millones semanales de ejemplares machos estériles de mosca del Mediterráneo.

Los dípteros Tephritidae son las llamadas "Moscas de los Frutos" y se distribuyen en el mundo desde zonas tropicales a templadas, teniendo un registro de 4257 especies. La mayoría son fitófagas, teniendo varios representantes considerados plagas de los cultivos.

Las Moscas de los Frutos presentan metamorfosis completa pasando por los estadios de: huevo, larva, pupa y adulto.

En Mendoza, una especie del complejo Moscas de los Frutos comúnmente denominada mosca del Mediterráneo ( Ceratitis Capitata ) se controla aplicando la Técnica del Insecto Estéril - TIE -

Esta mosca es originaria de África y se ha extendido hasta abarcar más de 90 países en el mundo. Este insecto se detecta por primera vez en el continente americano en el año 1901 cuando se comunica su presencia en Brasil. Posteriormente en Uruguay durante 1932, y en Argentina en el año 1934.

En Mendoza, la mosca del Mediterráneo se combate para garantizar el acceso a los mercados más exigentes. Tuitea esto

La mosca del Mediterráneo constituye una de las plagas de mayor riesgo cuarentenario en el mundo; esto implica que en los países en los que se reconoce su existencia, se encuentra una fuerte traba para la exportación de sus productos agrícolas.

 

La aplicación de la Técnica del Insecto Estéril -TIE- consiste en la cría masiva, esterilización y posterior liberación al medio ambiente de ejemplares machos esterilizados de mosca del Mediterráneo, los que al cruzarse con hembras fértiles no dejan descendencia.

El concepto y la aplicación de la TIE fueron desarrolladas en los años ´50 en Estados Unidos, la plaga objetivo fue el gusano barrenador del ganado. La capacidad de la TIE para erradicar a un insecto fue demostrada en la isla de Curaçao, de donde el gusano barrenador fue eliminado en 1954.

 

 

Para aplicar la TIE se requiere que un número suficiente de insectos de buena calidad sean criados y esterilizados masivamente, bien distribuidos en el campo, y que a su vez sean competitivos, con los insectos silvestres.

En Mendoza se crían en la Bioplanta Santa Rosa que ISCAMEN posee en el Departamento del este mendocino.

  • Es una de las técnicas de control de plagas que se aplica en áreas extensas. Un método de supresión o erradicación de plagas biológico, amigable con el medio ambiente y adecuado al enfoque de control de plagas preventivo.
  • La TIE es biológica por naturaleza, no tiene un impacto negativo sobre la biodiversidad y no daña el medio ambiente. El uso de agroquímicos se reduce disminuyendo los costos de producción y permitiendo a los enemigos naturales actuar en contra de plagas secundarias.
  • La TIE es específica a nivel de especies y ecológicamente segura, y a diferencia de otros métodos y agentes de control biológico, los insectos estériles liberados no se pueden establecer en el ecosistema y por lo tanto no tienen potencial para causar daños adversos sobre el medio ambiente.
  • Los insectos estériles pueden ser liberados en forma aérea, inclusive desde grandes alturas, resultando en una distribución bastante uniforme.
  • Dada la característica de los insectos de buscar a su pareja para el apareo, el control de plagas utilizando la TIE es factible aún y en lugares de difícil acceso tales como selvas o terreno montañoso o en áreas protegidas.
  • Haber desarrollado este tipo de técnicas constituye una marca distintiva que ha permitido potenciar y posicionar la producción agrícola de Mendoza y del país. La producción orgánica es factible y se potencia gracias a la utilización de técnicas alternativas a los agroquímicos como lo es específicamente el uso de la Técnica del Insecto Estéril.

 

ETAPAS DE DESARROLLO

La BIOPLANTA de producción de insectos estériles es una pieza fundamental para el Programa de Erradicación de la mosca del Mediterráneo; se trata de un control basado en la utilización de la misma plaga, lo que va en un todo de acuerdo con la tendencia mundial que restringe el uso de agroquímicos.

Es una fábrica productora de insectos. Cada una de las salas que la componen imita las condiciones naturales de la mosca del Mediterráneo con el propósito de que los insectos criados allí cumplan con todo su ciclo biológico natural (huevo, larva, pupa o capullo, adulto).

A la vez, existe una colonia de insectos reproductores en jaulas diseñadas especialmente para que los huevos puestos por las hembras caigan en canaletas con agua y puedan ser recolectados.

 

 

En la Sala de Incubación los huevos se mantienen burbujeando con aire en botellones con agua para uniformar los nacimientos y cuando están a punto de eclosionar, se depositan sobre una dieta confeccionada a partir de levadura, harina de soja, azúcar, alfalfa molida, conservantes de uso alimenticio y acidulante, con la cual se alimentan las larvas recién emergidas.

Los huevos sembrados en esa dieta son trasladados a la Sala de Iniciación Larvaria durante dos días; en esta Sala se imita el interior de una fruta madura, por lo tanto, las condiciones de temperatura son de 30ºC y la humedad es cercana al 100%.

Luego se colocan en la Sala de Desarrollo Larvario durante 4 o 5 días, aquí la temperatura se mantiene en 27ºC y la humedad al 75%. Las larvas que han llegado al último estadío larval (maduras), saltan de las bandejas de dieta y se recolectan en recipientes con aserrín de madera de álamo. En menos de 24 horas esas larvas comienzan a transformarse en pupas (capullos), y se trasladan a la Sala de Pupas bajo condiciones similares a lo que sucedería en la naturaleza aproximadamente a 3 cm bajo la superficie del suelo, con 22ºC de temperatura y 65% de humedad. Cuando el futuro adulto se encuentra en el interior de la pupa comienza a diferenciar sus células sexuales y es en ese momento cuando se esterilizan.

La esterilización se realiza mediante un proceso utilizado y probado mundialmente que sólo afecta las células reproductivas (espermatozoides) de un insecto que pesa de promedio entre 7 y 8 miligramos, sin afectar su capacidad de desarrollo ni su instinto de reproducción dado que su propósito es que los machos esterilizados copulen a las hembras silvestres.

Actualmente la tecnología disponible permite separar en estado de huevo los machos de las hembras y por lo tanto criar solamente ejemplares machos de mosca del Mediterráneo.

Los capullos o pupas esterilizados se empacan en bolsas de papel. La liberación ocurre cuando los adultos han emergido casi en su totalidad dentro de la bolsa. La liberación de moscas estériles se hace por vía aérea y/o terrestre.

El uso de agroquímicos en el control de plagas es una práctica que será cada vez más problemática. Hoy los mercados de frutas y hortalizas exigen una producción de calidad especial sin restos de agroquímicos.

Una vez liberados, los machos estériles se aparean con las hembras silvestres las cuales no dejan descendencia, cortándose así el ciclo biológico natural.

El desarrollo de esta Técnica en la Provincia de Mendoza y su probada eficiencia tanto a nivel local como internacional para el control de plagas que afectan la producción agrícola, así como la salud humana, es promovida por la división conjunta FAO-OIEA.

El ISCAMEN está abocado permanentemente a buscar nuevas técnicas de control de plagas "amigables con el medio ambiente" que sirvan como una herramienta más, como también lo son los agroquímicos en su uso racional, para lograr una producción que responda a las exigencias de los consumidores.