Página en proceso de desarrollo, sepa disculpar cualquier inconveniente.


Semillas y Viveros

El programa Semillas y Viveros se propone garantizar a los productores la calidad sanitaria e identidad de los materiales vegetales de propagación en sus diversas etapas de producción y comercialización.
Para ello, controla la sanidad e identidad de las semillas y las plantas de vivero en las etapas de producción, procesamiento, transporte y comercialización. Se efectúan inspecciones periódicas a todos los agentes involucrados y de fiscalización a los productores de especies de fiscalización obligatoria y/o voluntaria. Se redactan las normativas en base al asesoramiento específico requerido, como por ejemplo el Comité Asesor Técnico de Sanidad Vegetal del ISCAMEN o el Comité Provincial de Papa Semilla, según el caso.
El punto de partida de la agricultura corresponde a la producción de semillas. Éstas constituyen un material extraordinariamente importante en el éxito o fracaso de un cultivo. El material de propagación defectuoso nunca llegará a ser un cultivo exitoso, y aquellos cultivos provenientes de materiales de buena calidad garantizan altos rendimientos -considerando manejos y condiciones ambientales adecuadas-.
El trabajo desarrollado por este programa beneficia tanto al sector productor de semillas o plantas de vivero, como a los usuarios de estos productos. En este sentido, el rol del comprador de materiales de propagación es central, ya que elegir un producto controlado o fiscalizado diferencian un cultivo de otro.

En función de su objetivo, desarrolla la siguientes actividades:

  • Protección de Malargüe y El Sosneado como Áreas Protegidas para la Producción de Papa semilla.

  • Sistema de Mitigación de Riesgo para el ingreso de estiércol de gallina a Malargüe.

  • Planta de Limpieza y Acondicionamiento de Semillas.

  • Fiscalización de semillas y plantas de vivero.

 

Semillas

Marco Legal

La regulación relativa a semillas está dada por la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas Ley 20.247/73 y sus decretos reglamentarios.
Esta ley se origina en la necesaria intervención del Estado en temas de fiscalización y control de semillas; además, se requería la intervención pública en la protección de la propiedad de cultivares, y en otros temas relacionados con políticas agrícolas relativas a semillas.
Desde la sanción de esta ley, se ha observado un crecimiento marcado en las exportaciones de materiales de propagación de distintas especies, mayormente de cereales y oleaginosas.
Es importante mencionar que dicha ley es de carácter nacional y el organismo de aplicación es el Instituto Nacional de Semillas (INASE).
En la Provincia de Mendoza las funciones han sido delegadas en el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (ISCAMEN).
Además, se puede incluir como marco legal la Ley Provincial Nº 6.333. También están vigentes algunas normativas específicas para casos especiales como por ejemplo la Ley Provinical de Área Protegida Malargüe Nº 5326.

La Ley 20.247 tiene por objeto promover una eficiente actividad de producción y comercialización de semillas, asegurar a los productores agrarios la identidad y calidad de la simiente que adquieren y proteger la propiedad de las creaciones Fitogenéticas.

Para cumplir con dichos objetivos la misma ley crea los siguiente registros

  1. Registro Nacional de Comercio y Fiscalización de Semillas (RNCFS):
    En este Registro debe inscribirse toda persona, física o jurídica, que importe,  exporte y produzca semilla fiscalizada; procese, analice, identifique o venda semillas.
  2. Registro Nacional de Cultivares (RNC):
    En él debe ser inscripto todo cultivar que sea identificado por primera vez.
  3.  Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares:
    Este registro tiene por objeto proteger el derecho de propiedad de los creadores y descubridores de nuevos cultivares.

Clases de Semillas

Identificada: Aquella que es identificada a través de un rótulo que coloca el mismo identificador sin que sea necesario que se realicen controles oficiales sobre la calidad y sanidad de ésta. Los datos que debe contener el rótulo están contemplados en el art. 9 de la Ley 20.247.

Fiscalizada: Aquella que además de cumplir con los requisitos exigidos para la simiente identificada y, demostrando un buen comportamiento en ensayos aprobados oficialmente, es sometida a control oficial durante las etapas de su ciclo de producción.

Rotulado de Semillas

La Ley 20.247 da el marco legal al mencionar en su art. 9 que la semilla expuesta al público o entregada a usuario a cualquier título, deberá estar debidamente identificada, especificándose en el rótulo del envase, como mínimo, las siguientes indicaciones:

a)  Nombre y dirección del identificador de la semilla y su número de inscripción en el RNCFS.
b)   Nombre de la especie.
c)  Nombre del cultivar y pureza varietal del mismo si correspondiere.
d)  Porcentaje de pureza físico - botánica, en peso, cuando ésta sea inferior a los valores que reglamentariamente se establezcan.
e)  Porcentaje de germinación, en número, y fecha del análisis (mes y año), cuando éste sea inferior a los valores que reglamentariamente se establezcan.
f)   Porcentaje de malezas, para aquellas especies que se establezcan reglamentariamente.
g)  Contenido Neto.
h)  Año de cosecha.
i)  Procedencia, para la simiente importada.
j)  "Categoría" de la semilla, si la tuviere.
k)  "Semilla curada - veneno" con letras rojas si la semilla ha sido tratada.
En el reverso debe llevar la leyenda  "El identificador se hace responsable de la identidad y demás especificaciones contenidas en el presente rótulo".

Es obligación del INASE controlar la calidad de la semilla, ya que ésta es factor básico para una eficiente agricultura, asegurando la mejor semilla posible. Ante una semilla que no responda a la calidad declarada en el rótulo, el productor dispone de dos vías de reclamo: una, ante la justicia, a fin de resarcirse de los daños y perjuicios que se le han ocasionado, y otra ante el INASE, a fin de que éste sancione a quien falseó la información.

Para que el INASE pueda cumplir cabalmente con esa obligación es necesario que el productor colabore, efectuando la denuncia en tiempo efectivo. El art. 14 de la Ley 20.247  establece que "quien transfiere una semilla debe estar inscripto en el RNCFS, y será responsable de su correcto rotulado".

Determina también que la reglamentación establecerá los pasos en que, por el transcurso del tiempo u otros factores, pueda cesar dicha responsabilidad. La Secretaría de Agricultura dictó, en el año 1989, la resolución 238, que establece que la responsabilidad de los proveedores de semilla ante los adquirentes, sean o no usuarios, en cuanto a germinación y pureza físico - botánica, se extenderá por un plazo de 45 días corridos a partir de la fecha de remito, salvo que por acuerdo entre partes se establezca otro plazo; y que dentro de ese lapso los adquirentes podrán reclamar ante el proveedor y formular la pertinente denuncia. Este plazo de responsabilidad debe estar, además, estampado en los rótulos.
En consecuencia debe ser efectuada dentro del plazo indicado, el cual debe comenzar a contarse a partir de la fecha en que se recibió la mercadería a fin de acreditar esto último. El comprador debe siempre conservar tanto la factura de compra como así también el remito de entrega o documento equivalente.

Fiscalización de Papa Semilla

La papa - semilla es de fiscalización obligatoria, esto significa que todo aquel que produzca semilla de esta especie debe inscribir los cultivos para someterlos al control oficial.
Esta regulación legal específica está dada por la Resolución 249/98 que fue puesta en vigencia para la campaña 99/00.
En nuestra provincia existen zonas específicas para la producción de semilla de papa; que son, por orden de importancia en relación a la superficie cultivada :

  • Malargüe
  • Distrito la Carrera (Tupungato)
  • Uspallata

Se fiscalizan, aproximadamente, 2.000 ha por ciclo agrícola. La fiscalización incluye la recepción de la documentación para la inscripción de los cultivos, por lo menos tres inspecciones en los cultivos, -en la primera se verifica el origen de la semilla y las condiciones de siembra en general, en la segunda se controla el estado sanitario de los cultivos, determinando porcentuales de los síntomas establecidos en la normativa, y en la tercer inspección se extraen muestras para realizar pruebas de post  control-. Además, se controla la rotación de los lotes mediante la utilización de GPS y la presencia de papa espontánea. La fiscalización concluye con el pedido de estampillas y el control de comercio de la semilla.

El proceso de fiscalización se inicia con la inscripción de los cultivos, especificando en la solicitud de inscripción los datos del solicitante, la especie, el cultivar, número y tamaño de los lotes y categoría de la semilla utilizada, entre otros datos.
Luego de la inscripción de los cultivos, se realiza la primera inspección con el fin de verificar el origen de los materiales utilizados en la siembra, el correcto rotulado y la categoría de los mismos, y el tamaño aproximado de los lotes.
Cuando el cultivo se encuentra en floración se realiza una segunda inspección donde se determina, a simple vista, el porcentaje de plantas enfermas y el estado general del cultivo, lo que da una idea de los posibles rendimientos en cosecha; se cuenta con tolerancias previstas en la  misma norma, y si los porcentajes determinados no se encuadran en las tolerancias preestablecidas, el lote puede ser rechazado por el inspector actuante. Una vez que el cultivo ha terminado su ciclo y antes de la cosecha, se toman muestras, cuyo tamaño está predeterminado por la norma de acuerdo a la categoría, a las que se les practican pruebas de sanidad anticipada, y en cuyos resultados se basa la categorización de los materiales obtenidos en cada lote.
Eventualmente se realizan inspecciones en la etapa de embolsado o envasado de dichos materiales. Para terminar el proceso de fiscalización el ISCAMEN categorizará los lotes según los resultados de los análisis e inspecciones de campo realizadas. En tanto el semillero solicita las estampillas oficiales y el DAV (Documento de Autorización de Venta) o DAN (Documento de Autorización de Multiplicación), dependiendo si la semilla obtenida ingresará al circuito comercial o si el semillero la seguirá multiplicando otra campaña. 

Las categorías contempladas en la ley son las siguientes:

  • Preinicial - 0
  • PreInicial - I
  • PreInicial - II
  • PreInicial - III
  • Prefundación
  • Registrada
  • Certificada. 
Es importante aclarar que, en semilla de papa, se produce una caída natural de categoría de una multiplicación a otra, aunque las pruebas de sanidad anticipada hayan arrojado resultados que se encuadren dentro de las tolerancias de una categoría superior. La producción promedio en la Provincia es de 1200 ha, de las cuales el 70%, aproximadamente, corresponde al área protegida Malargüe, y el 30% restante se distribuyen entre Tupungato, Uspallata y San Carlos.

Semilla de Alfalfa.
Se realiza seguimiento de lotes inscriptos sometidos a fiscalización, los cuales producen semilla de alfalfa fiscalizada.

Utilización de la Máquina de Limpieza y Acondicionamiento de Semillas.
El ISCAMEN cuenta con una máquina procesadora de semillas, cedida en comodato a la Municipalidad de General Alvear. Se ha acordado con esta Municipalidad fomentar la producción de semilla de alfalfa mediante la aplicación de un precio preferencial para el procesamiento a pequeños productores. Además, ofrecer el servicio de procesamiento de semillas a terceros que no entren en el convenio a un precio competitivo.

Viveros y Frigoríficos

La producción de materiales de propagación es, sin dudas, una típica actividad basada en las condiciones fitosanitarias como ventaja comparativa; este es uno de los motivos por los que en nuestra provincia la actividad viverista avanza significativamente.
El ISCAMEN, en convenio con el Instituto Nacional de Semillas, es quien aplica en la provincia la Ley Nacional de Semillas y Creaciones Fitogenéticas Nº 20247/73 y su decreto reglamentario, cuyo objeto es "promover una eficiente actividad de producción y comercialización de semillas, asegurar a los productores agrarios la identidad y calidad de los materiales de propagación que adquieren y proteger la propiedad de las creaciones fitogenéticas". Para esto se efectúan controles periódicos de viveros, realizándose inspecciones visuales sanitarias, relevamiento y verificación de existencias y controles de comercio a la hora de la venta de plantas. Además se controla el ingreso, egreso y tránsito en la Provincia de plantas de vivero.

Los esfuerzos conjuntos realizados por los viveristas, el INTA de Junín y el ISCAMEN han permitido que actualmente Mendoza  esté en condiciones de comenzar a producir plantas certificadas de frutales de carozo "libres de virus" (aquellos económicamente perjudiciales) y la posibilidad de extender esta certificación a frutales de pepita y nogales. La certificación de plantas de vivero posibilita la exportación; además, genera un clima de confianza para los creadores de variedades, permitiendo a los viveristas acceder a la oferta varietal internacional.

 Inspecciones de Comercio:

Se realizan inspecciones periódicas en comercios expendedores de semillas, en las que se verifica el correcto rotulado de los materiales expuestos al público para su comercialización; en algunos casos se extraen muestras a fin de comprobar los datos expresados en el rótulo.
Además, se efectúan inspecciones en frigoríficos donde se conservan semillas, generalmente papa - semilla y/o plantines de frutilla, cuya finalidad es verificar la legalidad de dichos materiales.

 Inspecciones en Viveros de Plantas Frutales y Olivos:

En la actualidad están siendo revisadas las normativas de certificación de plantas frutales y olivos  propuestas para su aprobación. Mientras tanto, siguen vigentes las conocidas por los viveristas: Resolución SAGPYA 834/05 y SAGYP 811/00 de caduco de olivos respectivamente.
Dada la carencia de normas legales que regulen la certificación de plantas de estas especies, se realizan solamente inspecciones de comercio, enmarcadas en la Ley Nº 20.247 , en las cuales se controla la inscripción del viverista en el  Registro Nacional de Comercio y Fiscalización de Semillas , el correcto rotulado de las plantas expuestas al público para su comercialización y se verifica la correspondiente autorización para multiplicar variedades inscriptas en el  Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares , en el caso de que se compruebe la existencia de materiales de este tipo.

Certificación de Plantas de Viveros Frutales de Hoja Caduca "Libres de Virus"

Se realiza la certificación del proceso de producción de plantas con estas características, comenzando con la verificación del material de partida del cual se obtiene material para la producción de plantas para el Monte Fundación, y plantas de reserva que se mantienen en macetas en recintos con malla antiáfidos para evitar la contaminación con virus. Esto se realiza en el INTA EEA Junin. Del Monte Fundación se extrae material para la producción de plantas madres de base y de éstas, para la de plantas madres de certificadas que proveen material para las plantas certificadas. Estas etapas de multiplicación la realizan los viveros contando siempre con el control del Programa de Semillas y Viveros. El control incluye inspecciones visuales como también extracción de muestras para realizar testeos mediante ELISA y tests biológicos.

Malargüe: Área Protegida

Para que existan  áreas diferenciadas, legalmente reconocidas, un factor esencial es la voluntad política de crearlas. Además, estas zonas deben contar con ciertas características agroecológicas y sanitarias.

El Departamento de Malargüe está ubicado al pie de la cordillera de los Andes y ocupa el SO de la provincia de Mendoza, extremo norte de la Patagonia. Está situado entre los 30º 40' y 37º 40' de latitud Sur y los 68º 15' y 70º 30' de longitud Oeste. Abarca una superficie de 41.379 Km2.
Los oasis irrigados del Departamento más austral de la provincia de Mendoza se encuentran situados en valles cordilleranos de los Andes con altitudes superiores a los 1.400 mts.
El clima de Malargüe, en la zona donde los cultivos de papa son más importantes, es templado fresco, con grandes amplitudes térmicas diarias y anuales a raíz de la continentalidad y de la influencia del relieve. El período libre de heladas es de 150 días entre Noviembre y Marzo, siendo elevada la frecuencia de ocurrencia de las mismas entre Julio y Agosto. La heliofanía es alta, como en el resto de la provincia. Las precipitaciones son escasas, no sobrepasan los 300 mm anuales en la llanura y en la Payunia. Las escasas lluvias se distribuyen de manera uniforme durante el año, insinuándose sin embargo con mayor intensidad en los meses invernales. En este aspecto, el clima de Malargüe presenta una similitud con la patagonia argentina.
Los suelos presentan diferentes características, debido a su origen aluvial. Son en general profundos, bien drenados y con bajo contenido de materia orgánica.
El agua de riego proveniente principalmente de los deshielos de nieves y glaciares cordilleranos, es de excelente calidad. El área irrigada es de unas 4.000 hectáreas, aproximadamente.
El principal cultivo es la papa, con destino a semilla. Se siembran actualmente alrededor de 1.200 hectáreas de diferentes categorías.

Un poco de historia

Desde 1.985 la Argentina se autoabastece de tubérculos de papa semilla, superando de esa manera la dependencia de las importaciones realizadas anualmente desde Holanda y Canadá. El alcance de esta meta se debe en gran parte a la puesta en funcionamiento de un sistema de Áreas Diferenciadas, creadas con el objeto de proteger áreas agroecológicas aptas para la producción de papa semilla, para así mantener en el tiempo sus características.
Hace unos 30 años, los oasis irrigados de Malargüe ya producían tubérculos de papa que eran destinados a la siembra en las principales zonas paperas del país. Este reconocimiento hizo que a fines de la década de los 70 se iniciaran investigaciones y estudios epidemiológicos que culminaron con la declaración de Área Díferenciada para la Producción de Papa Semilla. Esto significó para Malargüe un paso trascendental, ya que permitió adoptar las medidas necesarias para preservar las condiciones fitosanitarias del departamento y proyectar en el tiempo esas características. La obligatoriedad de realizar los cultivos con material de alta sanidad y originados dentro del Departamento, ha impedido el ingreso de plagas y enfermedades que constituyen serias limitantes para la producción de papa semilla en otras áreas del país y del mundo.
La declaración de Malargüe como Área Diferenciada para la Producción de Papa Semilla motivó una serie de acontecimientos. De ellos se destaca la creación del Comité Técnico Asesor Provincial de Papa Semilla y la puesta en marcha de un eficiente sistema de fiscalización de la producción. Actualmente, la tarea de fiscalización la lleva a cabo el Gobierno Provincial a través del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (ISCAMEN) y éste, por medio de un convenio con el Instituto Nacional de Semillas (INASE). El Comité Técnico Asesor Provincial de Papa Semilla colabora con estos organismos en los aspectos técnicos y legislativos.

¿Por qué Malargüe es una excelente área semillera?

Las ventajas comparativas que posee Malargüe desde el punto de vista fitosanitario y que son la causa principal de la baja presencia de competidores de los cultivos, son las siguientes:/box]
  • Aislamiento geográfico:  los oasis irrigados de Malargüe se encuentran rodeados de desiertos patagónicos que dificultan o impiden el acceso de organismos competidores. Nunca se ha detectado la presencia de organismos que son considerados cuarentenarios tales como el nematode  Naccobus aberrans , el hongo  Spongospora subterránea  y la bactería Ralstonia solanacearum  =  Pseudomonas solanacearum.
  • Vías de acceso controlables.  existen sólo dos vías importantes de acceso, ambas sobre la Ruta Nacional Nº40 y una entrada internacional que es el paso El Pehuenche. Esto facilita el control de los materiales vegetales que ingresan al área.
  • Condiciones Ambientales:  las escasas precipitaciones y baja humedad ambiental durante todo el año, las nevadas y bajas temperaturas invernales que llegan hasta - 23º C y la frecuente ocurrencia de vientos muy secos del tipo "zonda", constituyen impedimentos naturales para la instalación y difusión de plagas y/o enfermedades.
  • Escasa actividad agricola:  sólo cuatro cultivos tienen importancia en cuanto a superficie cultivada. Estos cultivos son Papa Semilla, Ajos, Centeno y Alfalfa. Esta situación disminuye notablemente la presión de ingreso de diversos patógenos a tal punto que en los cultivos de papa no se utilizan biocidas.
  • Legislación:  la ley provincial 5326/88 que declara a Malargüe Área Diferenciada para la Producción de Papa Semilla Fiscalizada, establece normas que han posibilitado el control del ingreso y la difusión de patógenos y plagas de la papa.
  • Presencía lnstitucional:  numerosas instituciones de la órbita departamental, provincial, nacional e internacional han mantenido y mantienen relaciones con el sector productor de papa semilla de Malargüe. Entre ellas se destacan- el CIP (Centro Internacional de la Papa), el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), Universidades y organismos de control como el ISCAMEN y el INASE, entre otros. La Asociación de Productores de Semilla de Papa de Malargüe (APSPM) jugó un rol trascendental en la gestión inicial del Área Diferenciada y hoy,  junto con el Fideicomiso de Productores de Semilla de Papa de Malargüe, desempeñan  un papel fundamental en el mantenimiento de las condiciones fitosanitarias.
  • Conciencia Fitosanitaria:  Tanto los productores como los técnicos que desarrollan actividades agrícolas en Malargüe, están conscientes de la importancia de mantener las condiciones fitosanitarias del Departamento. Así lo demuestra la predisposición para acatar la legislación en vigencia y para generar y adoptar medidas de control que contemplen principios agroecológicos.

Produciendo los tubérculos de papa semilla

Los productores de semilla de papa de la zona desarrollan los cultivos en forma muy intensiva y disponiendo de tecnología de punta. Las siembras se realizan utilizando unos 3.000 Kg. de tubérculos semilla por hectárea, una alta densidad que busca aumentar el número de tubérculos y disminuir su tamaño. La cosecha se realiza principalmente durante el mes de abril y la producción total oscila alrededor de 25.000 toneladas por año.
Debido a las excelentes condiciones sanitarias de la zona, no es necesario hacer uso de biocidas (insecticidas y fungicidas) que se utilizan en todo el mundo para lograr cultivos económicamente rentables.
Actualmente Malargüe tiene excelente producción de las cultivares  Spunta, Kennebec,  y otras entre las extranjeras, y  Frital INTA, Pampeana INTA y Keluné INTA  entre las de origen nacional.
El ISCAMEN, con los  Productores de Papa Semilla de Malargüe, realizan un intenso monitoreo de la actividad de vuelo de los áfidos vectores de virus mediante el uso de trampas amarillas de agua. Esto permite manejar con precisión tanto las fechas de siembra como de destrucción del follaje de los cultivos de papa.
Es de destacar que en el Área Diferenciada Malargüe sólo se permite la siembra de materiales originados dentro de la misma. La excepción la constituye el caso de materiales prebásicos producidos bajo condiciones controladas en laboratorios autorizados a tal fin.
Mediante un convenio INTA-Asociación de Productores, funciona en Malargüe el Centro de Análisis y Estudios de Papa Semilla en el que se realizan los análisis virológicos de la producción y se llevan a cabo importantes trabajos de investigación, especialmente en lo relacionado con la epidemiología de las virosis.
Con el objeto de preservar la condición sanitaria distintiva de Malargüe, ha sido necesario implementar medidas como el control de los materiales vegetales que ingresan al departamento. Esto se realiza por medio de un sistema de barreras fitosanitarias que funcionan bajo la órbita del ISCAMEN e INASE.

¿Dónde se produce la papa semilla?

Las 1.600 hectáreas de papa semilla que se cultivan en Malargüe, están distribuidas en cinco oasis: La Junta, irrigado por las aguas de los arroyos El Chacay y el El Alamito; Cañada Colorada, Colonia Pehuenche y Las Chacras, irrigados por las aguas del río Malargüe. Existen otros oasis que, si bien son pequeños, tienen gran importancia por su ubicación y aislamiento y se dedican actualmente a las primeras multiplicaciones de los materiales prebásicos. 
En estos momentos, gracias a las condiciones naturales de la zona y a la aptitud y actitud de productores y técnicos del sector, Malargüe está en condiciones de producir semillas de la más alta sanidad. Ejemplo de ello lo constituye el hecho de que este área abastece a otras zonas productoras de papa semilla del país.
En la actualidad, Malargüe ocupa el eslabón de productor de semillas básicas en la cadena de producción de papa en la República Argentina, tanto de consumo en fresco, como para industria. Además, tiene grandes posibilidades de insertarse en el emergente y exigente mercado de la semilla de papa orgánica.