Medidas sanitarias para el cuidado del monte frutal ante plagas y enfermedades agrícolas

Medidas sanitarias para el cuidado del monte frutal ante plagas y enfermedades agrícolas


3 de Mayo, 2018

Las tareas poscosecha son fundamentales para afrontar la próxima campaña productiva en mejores condiciones sanitarias. Retirar los frutos remanentes, podar y desinfectar el material utilizado, son algunas de ellas.

En los meses de  otoño e invierno , existen una serie de labores culturales esenciales que pueden contribuir a disminuir la población de  plagas y enfermedades . Si se realizan estas actividades se deberán invertir menos recursos para la protección del cultivo durante la próxima campaña.

Desde el aspecto fitosanitario una de las principales medidas  es la  descarga y eliminación de frutos remanentes de la planta , inmediatamente después de la cosecha, para impedir la proliferación de plagas como el gusano de la pera y la manzana - Carpocapsa-  gusano del brote del duraznero - Grafolita-  mosca del Mediterráneo, polilla de la vid - Lobesia botrana-  ; y enfermedades como la sarna de los frutales de pepita, la monilia y viruela del duraznero o la roya del ciruelo, entre otras.

La mosca del Mediterráneo por ejemplo, buscará refugio en aquellos frutales que aún tengan fruta disponible, por ello es conveniente hacer tratamientos de suelo y cortinas sobre cercos de membrilleros. Así también remover toda la fruta de los cítricos ornamentales (pomelos, naranjas, mandarinas, quinotos)  que puedan estar cercanos a los cultivos comerciales, antes de finalizar el invierno. De esta manera, el ciclo de la plaga será interrumpido y no podrá iniciar la reinfección de los montes frutales.

Para el caso de la vid , también es muy importante realizar la  melezca   (eliminar los frutos remanentes) para disminuir el potencial de infección de los hongos que ocasionan la podredumbre de los racimos.

Durante este período del año se aconseja además, a aquellos productores que hayan colocado  bandas trampas de cartón corrugado para el control de Carpocapsa y Grafolita , retirarlas del tronco de los frutales y quemarlas.  De esta forma, se evita que las larvas alojadas en los cartones den origen a las nuevas mariposas que reinicien la infestación del monte en la próxima temporada productiva.

Las bandas trampa de cartón  son  tiras o fajas de cartón corrugado, de entre 10 y 15 cm. de ancho, que se instalan en el tronco o en ramas principales de cada árbol frutal. Normalmente se utilizan para  que cuando la larva de cualquiera de las dos plagas se descuelguen de la fruta para pasar el invierno, se metan solas en la trampa de cartón corrugado  que simula la corteza del árbol.

También durante el invierno gran parte de las plagas agrícolas buscan refugio donde superar el frío propio de la estación. Por ello es  fundamental la limpieza y desinfección de todo material utilizado en cosecha, como cajones, bins, puntales , etc.

PODA

En cuanto a la  poda , debe considerarse que existen diversos tipos como poda de producción, poda sanitaria y poda de rebaje; en este caso los frutales de manzana y pera, por ejemplo, no deben exceder los 4,5 metros de alto, debido a que a mayores alturas  la pulverización es menos eficiente ya que es más difícil lograr buena cobertura.

Así como es importante eliminar frutos remanentes también  se deben retirar  o destruir los restos de poda  de los montes frutales, a efectos de no proporcionar un resguardo para las plagas y reducir el potencial de infección de hongos de madera como en el caso de la hoja de malvón que afecta a la vid y la cancrosis de los frutales.

Para el caso de los  hongos de madera  es fundamental, en lo posible, realizar la poda de forma tardía (a partir de agosto) y proteger los cortes con pasta bordelesa. Si se encuentran identificadas las plantas enfermas dentro de un cuartel, se debe realizar la poda de manera diferenciada y desinfectando adecuadamente las herramientas, a fin de no producir contagios. En este sentido, es fundamental no extraer materiales de propagación, como yemas o estacas, ni la propagación mediante mugrones de plantas de dudosa sanidad.

UTILIZACIÓN DE POLISULFURO DE CALCIO

Este producto es muy efectivo para disminuir el potencial de infección de múltiples plagas y enfermedades en frutales. Las épocas recomendadas son a caída de hojas o a yema hinchada. Es importante no mezclar con aceites invernales y separar por lo menos 30 días las aplicaciones entre ambos. Para obtener más información respecto de la preparación, concentración y aplicación de este producto es imprescindible consultar a  un profesional.

MANTENER LA MAQUINARIA

La pulverizadora es una herramienta fundamental para el productor. Por ello es primordial realizar un mantenimiento anual de la máquina; el invierno constituye un momento ideal, debido al receso en la producción.

Para poner en condiciones la pulverizadora hay que contemplar el  engrase y aceite de todos los componentes móviles; desmontaje y limpieza con agua de los filtros y del regulador de presión de la máquina; limpieza de los picos con agua y cepillo de cerdas plásticas;  limpieza de las cañerías sólo con agua y sin los picos;  armado y puesta en funcionamiento de la máquina, sólo con agua y con los picos para verificar y por último reparación de las posibles pérdidas de agua en mangueras y conexiones.

Previo a la primera aplicación se deberá realizar la calibración de la pulverizadora, que consiste en ajustar el caudal que arroja la máquina con el caudal teórico que requiere el monte. Asimismo se recomienda que a la hora de calibrar la pulverizadora, la presión de trabajo sea de 250 a 300 PSI (libras /pulg2) con todos los picos abiertos. Sólo es posible calibrar una pulverizadora después de haber realizado el mantenimiento correspondiente de los componentes de la misma.

Para mayor información sobre labores culturales a fin de evitar la proliferación de plagas y enfermedades agrícolas, los interesados pueden recurrir a los profesionales de ISCAMEN en cualquiera de sus delegaciones en los diferentes Oasis productivos de la provincia